El futuro en telecomunicaciones son las tecnologías cuántica y nanosatelital

La comunidad científica tiene un gran reto en el futuro en cuanto a materia de telecomunicaciones y tecnologías se refiere, ya que deben responder a las necesidades del sector industrial y empresarial, así como a las expectativas de servicio que deben recibir los usuarios.

Con esto nos referimos a las tecnologías cuántica y nanosatelital que son la inminente adopción global de las telecomunicaciones futuras, que deberán tener más capacidad y ancho de banda, así como antenas más pequeñas, sin olvidar el papel importante que tendrán los satélites en el desarrollo de estas.

Estamos hablando, entonces, de la “revolución tecnológica” que ya está aquí, en proceso y que a corto plazo permitirá ver los frutos de los avances tecnológicos.

Y en esta “revolución”, juega un papel importantísimo la industria satelital en la que el trabajo coordinado entre operadores y proveedores de servicio, no sólo traerá beneficios económicos, sino de desempeño de los avances tecnológicos hacia los clientes, que son y serán los principales consumidores de esas innovadoras tecnologías en telecomunicaciones.

Se podría entender el entrelazamiento cuántico en términos de una especie de sincronización que sea capaz de unir partículas, sin importar la distancia que hay entre ellas, ya que una vez que han entrado en contacto y se han entrelazado, el estado de una influye en el de la otra, dado que son complementarios.

Es aquí cuando entra el concepto cuántico de la superposición de estados, determinado por una función de onda que tiene un valor diferente de cero, y es que el estado de una partícula puede ser más de uno a la vez y sólo al momento de observarla, esta ‘colapsa’ en uno de los estados posibles.

Telecomunicaciones ‘inhakeables’

tecnologías cuántica y nanosatelitalPero ¿podría aplicarse la teoría cuántica para el desarrollo de unas telecomunicaciones ‘inhackeables’? Si se lograra encontrar la manera de aprovechar las características de la superposición y el entrelazamiento cuánticos, sí que es factible garantizar la seguridad incondicional en telecomunicaciones.

Esto, claro, mediante la distribución de claves cuánticas (quantum key distribution, QKD), ya que si alguien intenta interceptar la información, habría un “colapso”, el cual dejaría al descubierto cualquier “intrusión”.
También podría ser a través del entrelazamiento de qubits (partículas correlacionadas de manera cuántica), que son capaces de almacenar exponenciales cantidades de información.

En relación a los nanosatélites, según expertos, estos pueden convertirse en parte importante del futuro de las telecomunicaciones, al igual que las tecnologías cuánticas.

De hecho, el peso de un nanosatélite va de 1 a 10 kilogramos, a diferencia de los 500 o miles de kilogramos de los satélites de tamaño mediano y grande, así como las dimensiones que no son mayores a la de una caja de zapatos.

Cierto es que este tipo de tecnologías también ofrecen ventajas, como es el ahorro de hasta el 80 por ciento en su construcción, si se compara con los satélites tradicionales.

Esta revolución que anuncian los expertos, vale la pena aclarar que no es tan novedosa, pues según informes científicos, hace unos 25 años, el físico teórico norteamericano y premio Nobel, Richard Feynman, ya mostraba interés por la computación.

De hecho él propuso el primer modelo teórico de un ordenador cuántico, luego de analizar que los ordenadores sólo valían en la simulación de problemas clásicos.

Y lo que este científico introdujo, la empresa IBM lo puso en marcha hace algunos años con el proyecto “Quantum EXperience”, que es una plataforma en la nube que sólo está abierta a investigadores y expertos sobre un procesador de cinco qubits.

Y en esta competencia cuántica, Google ha fabricado un chip de seis qubits, mientras que los de Mountain View han trabajado ya en diseños para entre 30 y 50 qubits. Por su parte Microsoft se ha concentrado en ver cómo entrelazar anyones, partículas que sólo existen en dos dimensiones y que, según los físicos, pueden ser la base de la computación cuántica.

En esta batalla de grandes nombres también hay más empresas que están apostando por desarrollar proyectos conjuntos cuánticos, a fin de ir a la vanguardia en cuanto a tecnología se refiere.

Si te interesa estar al día en información relacionada con nuevas tecnologías, te invitamos a consultar nuestro blog, en el que encontrarás temas de actualidad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

61 − 59 =