Los smartphones con pantallas autorreparables serán una realidad en 2020

Si eres una de los miles de personas que anda por ahí con un móvil rayado o con la pantalla hecha añicos por culpa de un pequeño descuido, ¡estás de enhorabuena! Dentro de poco esto será cosa del pasado gracias a un nuevo material desarrollado por los científicos de la Universidad de California que se acaba de presentar en el Congreso Nacional de la Sociedad Química Americana (ACS, por sus siglas en inglés).

Este descubrimiento supondrá una revolución en el mundo de la telefonía móvil, ya que pone fin a uno de los problemas más comunes de los usuarios de teléfonos inteligentes: las pantallas rotas o con fisuras. Este compuesto está formado por una sal iónica y unos polímeros elásticos que consiguen expanderse hasta alcanzar 50 veces su tamaño original. Pero la clave del proceso de regeneración se encuentra en una fuerza intermolecular conocida como interacción Ion-Dipolo que hará que los daños de la pantalla no sean ya permanentes. De hecho, aseguran sus creadores que este material puede reparar la parte frontal de un dispositivo móvil en 24 horas aunque esté completamente hecha trizas.

“Un material auto-regenerador como este, cuando se rompe en dos puede volver a juntarse como si nada hubiera sucedido, igual que nuestra piel. He estado investigando la fabricación de una batería de íones de litio autorreparable, para que cuando un teléfono móvil caiga al suelo pueda arreglarse a sí mismo y, de esta forma, durar mucho más tiempo”, explicó el profesor Chao Wang -el científico a la cabeza de esta investigación.

Imágenes extraídas de www.sciencedaily.com

Los expertos han realizado ya varias pruebas con el nuevo material para determinar que, efectivamente, los cortes y arañazos se arreglan fácilmente. En menos de 24 horas las moléculas se atraen y se autorregeneran, volviéndose a unir sin apenas dejar rastro en un proceso similar al de la piel de las personas y animales. Así lo afirmó Chao Wang, uno de los principales investigadores del proyecto, quien además confesó que para desarrollar este compuesto se inspiró en la capacidad de inmediata autocuración de Lobezno de la saga X-Men.

“Crear un material con estas propiedades ha sido un rompecabezas durante años”, aseguró el profesor Wang, quien además afirmó que ahora que lo han conseguido están empezando a explorar otras aplicaciones. Este nuevo compuesto podría emplearse en múltiples campos, desde robots hasta la ampliación de la vida útil de las baterías de los coches eléctricos.

Este compuesto podría emplearse, por tanto, para alimentar los llamados “músculos artificiales”.  Este es un término genérico utilizado para denominar materiales o dispositivos que pueden contraerse, expandirse o rotar de forma reversible debido a un estímulo externo como voltaje, corriente eléctrica, la temperatura o una presión ejercida sobre el mismo.

De la misma manera que las personas y los animales mueven los músculos de su cuerpo cuando reciben señales del cerebro, el músculo artificial también reacciona cuando recibe una señal interna que lo activa, reproduciendo así la capacidad de curación de heridas de los seres vivos.

No es una idea nueva

Aunque ya hay en el mercado algunos dispositivos con tecnología similar a las propiedades autorreparables de este material (la carcasa trasera del LG G Flex es autorreparable), lo que hace único este descubrimiento es que este material creado por los investigadores de la Universidad de California puede conducir la electricidad, lo que lo convertiría en el primero que puede usarse en pantallas y en las baterías.

Imágenes extraídas de www.sciencedaily.com

Dentro de unos años los teléfonos móviles no se parecerán mucho a los de ahora. A este nuevo descubrimiento se suman las pantallas flexibles de las que mucho se ha hablado últimamente, los fabricantes llevan años trabajando en su desarrollo y acabamos de descubrir que las pantallas en unos años serán de plata transparente, dejando atrás las pantallas de cristal a las que estamos acostumbrados.

A pesar de que algunos fabricantes han avanzado en la resistencia de sus dispositivos, como Motorola con su pantalla mullticapa que resiste a golpes y caídas, este nuevo hallazgo cambiará la forma de fabricar las tablets y los teléfonos móviles y empezará a implementarse en torno al año 2020, ya que necesita mayor investigación y algunas mejoras antes de su puesta en marcha en el mercado. Gracias a esta creación de los investigadores norteamericanos,  podremos disfrutar de una mayor tranquilidad y seguramente alargaremos la vida útil de nuestros smartphones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

8 + 2 =