Algunas soluciones contra la suplantación del GPS

Sabemos que un ordenador, una cuenta de correo o de una red social se puede hackear, pero no nos imaginamos cómo se hace la suplantación del GPS en el que nos apoyamos para que nos guíe cuando conducimos, también se puede suplantar.

¿Te imaginas que vas conduciendo de una ciudad a otra, porque vas a un evento, a visitar un familiar o un amigo y programas tu GPS minutos antes de arrancar el coche y, cuando menos te lo imaginas, apareces en el castillo turístico de otro pueblo?

¿Suena divertido, verdad? Pero no lo es, sobre todo cuando a quien le sucede algo así, toma conciencia de que su aplicación ha sufrido una alteración de las coordenadas utilizando otras señales falsas (y más intensas) desde la superficie que anulan las del satélite. Este es el trabajo de los hackers.

Desgraciadamente hay personas que así como se dedican a hackear páginas, también hackean aplicaciones de este tipo y lo mismo lo pueden hacer en sistemas de navegación de yates, que de tráilers, drones, o de cualquier otro vehículo importante.

Funcionamiento del GPS

Pero vamos por partes, primero hay que saber cómo funciona la suplantación del GPS.

Para comprender este tipo de acciones que hacen los hackers es necesario hacer un poco de memoria y recordar los principios generales de la navegación por satélite, los cuales están suspendidos sobre la tierra en órbita geoestacionaria, entre los que se encuentran el europeo Galileo, el americano GPS, el chino BeiDou y el ruso GLONASS.

Cada uno de estos satélites transmite una señal de radio continua con el código del satélite y con el tiempo preciso de la transmisión de su propia señal.

Aplicación GPSEn el caso de nuestros dispositivos móviles o navegadores, estos no transmiten nada, sino que se limitan a recibir las señales de radio del espacio y luego de analizar el tiempo de recepción preciso de cada señal, se es posible calcular la distancia del receptor GPS, respecto de cada uno de los satélites.

Basado en operaciones matemáticas, el receptor logra determinar su ubicación exacta en relación con los satélites, y dado que las coordenadas de los satélites se conocen y son invariables, el cálculo matemático permite dar con la ubicación del receptor GPS en lo que es la superficie de la Tierra.

El inconveniente es que las señales de satélite van a menos conforme pisan tierra firme y las antenas de la gran mayoría de los receptores no son exactamente sensibles. Ante lo cual, la suplantación se puede dar sólo con instalar un transmisor de radio que sea potente, que esté cerca y emita una señal GPS falsa. Dicho esto, se concluye que es muy sencillo anular los satélites y hacer que todos los receptores GPS de la zona calculen de manera incorrecta las coordenadas.

Es necesario saber que hacerse de un equipo para la suplantación de GPS sale “barato” y todos los programas que se necesitan para gestionar esta invasión son gratuitos. O sea que cualquier persona puede hacerlo, ya que no necesita un equipo al que sólo puedan tener acceso servicios especiales o militares.

Lo bueno es que empieza a haber soluciones tecnológicas de protección para este tipo de “secuestros”, aunque van todavía algo lentas, sin embargo, lo que se ha desarrollado contra la suplantación de GPS, está destinado principalmente a sistemas más grandes, como los que se utilizan en la navegación marítima.

Y mientras se desarrolla un plan completo e integral para contrarrestar el hackeo de un rastreador GPS que se utilice en cualquier dispositivo, sea ordenador grande, mediano, móvil o tablet, como apoyo en la conducción de todo de vehículo o transporte, desde Panavoip te compartimos un listado con información que debes saber sobre la suplantación del GPS, a manera preventiva:

  • Cuando se provoca un ataque a una aplicación de este tipo, la idea es engañar a un receptor GPS mediante la retransmisión de una señal falsa que va desde la superficie y cuya finalidad es hacer que todos los navegadores de las inmediaciones muestren una ubicación errónea.
  • Es importante saber que las herramientas que usan los hackers para invadir un dispositivo como el GPS, son tan económicas, que cualquiera que sepa hacerlo, lo hace sin necesidad de recurrir a dinero.
  • Suplantar un GPS también se puede hacer para “secuestrar” vehículos aéreos que no son tripulados, o coches para confundir a sus conductores, o bien marineros o drones.

Una de las mejores medidas de protección contra la suplantación de GPS para proteger tu dispositivo, sea tablet, portátil, smartphone o android, es activando el “modo de ubicación ahorro de batería”. Lo que hace este “modo” es usar las redes WiFi y celulares a fin de concretar la ubicación, por lo cual logra desactivar el GPS, aunque desgraciadamente todavía no está disponible en todos los dispositivos.

Algunas soluciones contra la suplantación del GPS

El principal obstáculo que limita el que se desarrollen medidas de protección contra la suplantación de GPS es que el equipo se encuentra en el espacio y no hay intención de remplazarlo pronto.

Sin embargo, hay algunas estrategias contra la suplantación de GPS que hacen los hackers, que al mismo tiempo logran que la aplicación tenga una recepción de señal más estable. Esas estrategias son las siguientes:

  • Configuración del receptor multiantena (2×2) y la tecnología beamforming. Esta composición permite no sólo filtrar las interferencias o ruidos, también se usa para establecer la dirección desde la que recibe una señal.
  • Otra estrategia es una solución comercial que está disponible, pero que únicamente se ha implementado en receptores GPS bastante grandes, como por ejemplo buques. Se trata del “cortafuegos de GPS”, dispositivo de seguridad que se instala entre el receptor GPS y su antena externa y que continuamente está comparando la señal GPS con una serie de normas a fin de pretender suprimir las señales falsas de GPS. De esta manera, sólo la señal auténtica llegará al receptor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

+ 4 = 5